Volver a la sección de Niños
Artículos de interés

Cocinar y hornear con los niños

Liga permanente

Etiqueta: aprender a través del juego, niños pequeños, cocina

Cocinar y hornear con los niños

Estimulando a los niños a tener un rol más activo en la elección, preparación y hechura de comidas sencillas, los ayudas a que coman una variedad más amplia de alimentos.

Es, sin dudas, una manera divertida de presentarles nuevos ingredientes y de invitar a los más pequeños a explorar gustos, olores o texturas desconocidas.

Mientras estén cocinando juntos, deja que tu niño te ayude con los ingredientes, explícale de dónde provienen y hablen acerca de cómo creen que saldrá la receta al final.

Cuanto más familiarizados estén los niños con los ingredientes y más se sientan involucrados en el proceso de preparación, más probabilidades hay de que al final se coman la comida.

Cocinar también puede ser un momento para tener otro tipo de aprendizaje: traten de leer juntos los números que aparecen en las recetas y en las balanzas y ejerciten así un poco de matemática básica; también puedes poner a los niños más grandes a hacer estimaciones relacionadas con “muy poco” o “demasiado” al momento de pesar los ingredientes.

¡Ve preparada!

No hay modo de zafarse del hecho de que cocinar y hornear con niños va a ser siempre un poco desastroso, así que organízate bien antes de empezar (y olvídate de esos sueños de tener la cocina limpia y ordenada).

  • Ten siempre a mano periódicos viejos para cubrir todo lo que sea necesario: igual, el reguero puede recogerse fácilmente al final.
  • Usa camisas viejas y holgadas para recubrir la ropa de su hijo.
  • Dale un recipiente más grande de lo requerido para que agite la mezcla, así reducirás salpicaduras y derrames.
  • Cubre tu libro de recetas con un plástico si te preocupa que se dañe en el proceso.
  • Calcula el doble del tiempo que te tomaría a ti sola hacer esa receta: dale suficiente tiempo al niños para explorar todos los ingredientes (y el equipamiento) antes de comenzar.
  • Si tienes más de un niño, piensa con antelación cuál tarea va a hacer uno y cuál el otro, así se evitan las discusiones.

Involucra a tu hijo...

Trata de involucrar a tu pequeño en cada etapa del proceso, desde la elección de los ingredientes hasta la limpieza al final.

Oriéntalo en torno a la seguridad en la cocina a medida que avanzan: recuérdale que hay hornos y hornillas calientes, y muéstrale cómo utilizar los utensilios de manera segura.

Deja que tu niño te ayude con las faenas más seguras como colar, mezclar y batir y deja que practique cortando cosas suaves (como las masas) con un cuchillo de juguete de plástico o con unas tijeras de seguridad.

Idea para una receta: galletas crujientes de chocolate

Si estás en busca de una receta fácil para comenzar, ¿por qué no hacerlo juntos con una favorita de siempre?

Para hacer unas 12 galletas, vas a necesitar:

  • Unos 100 gramos de chocolate
  • 50 gramos de mantequilla
  • 2 cucharadas de sirope dorado
  • 100 gramos de hojuelas de maíz o de cereal de arroz inflado

Derrite el chocolate en un recipiente grande con el microondas y luego añade la mantequilla y el sirope. Ahora dile a tu niño que empiece a agitar la mezcla mientras les das el cereal para que se lo vaya añadiendo poco a poco.

De acuerdo con su propio criterio, ustedes decidirán cuándo parar porque han añadido la cantidad correcta. Lo importante es que, independiente de la cantidad que añadan, cada hojuela o grano de arroz inflado esté bien cubierto de chocolate.

Ayuda a tu pequeño a poner la mezcla crujiente de chocolate en un recipiente con papel para hornear.

Si se sientes muy creativa, dile a tu niño que le añada golosinas o pasas en la parte superior de cada galletas antes de meterlas en el horno.

Comprender la correspondencia entre en número de galletas y la cantidad de golosinas o toppings que les pondrán es una habilidad muy útil para las primeras nociones de las matemáticas.

Dejen que las galletas se pongan firmes y entonces… ¡a disfrutarlas!